Qué hace al amanecer

Es tan complejo despertar, abrir los ojos, dar el primer paso; se confabula la somnolencia con los recuerdos y los planes venideros, enfatiza el despertador que ya es hora de iniciar la jornada y con la mirada nublada espía entre las cortinas y descubre que aún no sale el sol y que una espesa niebla espera en las calles de la ciudad, media vuelta, la piel de gallina por el frío a pesar del pijama verde, la cama vista desde lejos es un verdadero enredo, un bostezo trata de dejar de lado aquel cansacio propio del trajinar cotidiano propinado por el día anterior, luego de ubicar bien aquella alcoba de aproximadamente doce metros cuadrados las rodillas se quebrantan y elevan una oración con palabras mustias que pretende alcanzar por alguna costumbre o convicción interna esa protección celestial que libre de mal alguno, es corta, sencilla y llena de ganas, permite deluscidar los sentimientos hondos por aquellas personas a las cuales se ama.

0 comentarios:

Publicar un comentario