Y empieza algo

Y empieza algo en mi a crear,
extrañas formas que no existirán,
cuentos e historias que no me dejan más que alicinar,
temores, miedos que no dejaré regresar.

Mi mente juega,
y me es dificil distinguir entre mis pesadillas y mi vida,
tardo en escuchar,
me encierro en mi pequeño mundo de oscuridad y sombras.

No paro de escribir como loca, todo lo que en mi se ahoga,
quiero correr y jamas volver
(alucinaciones sin soluciones),
pocas veces son canciones, empeorando mis emociones,
y sigo sin leer empiezan los recuerdos,
las tentaciones,
caigo, caigo! en un vacio sin historias,
sin amores, sin cuentos ni ilusiones de otros autores,
y las propias claman por volver de aquel avismo en donde las deje.

Viviana Sánchez

María Navidad

Para romper un poco la rutina... un poema hecho canción en las peculiares voces de estos ex-seru giran: David Lebón y Pedro Aznar.

Creo que lo dice todo, especialmente si encontraste a esa persona que te hace vivir.

Disfrútala... una rolita de parte de AndoContando


Qué hace el amancer (2)

Despierto antes de que el sol salga,
lo primero que hago es pedir a Dios por tu vidale
doy gracias el haberte encontrado
y más gracias aún porque permitió enamorarte.

Inicio el día enviando un beso a la distancia
anhelando que sientas como acaricia tu frente
apretando la almohada pensando que es tu cuerpo
llenando de lágrimas tu ausencia.

Suspiro tan profundo y quiero ser como aire
trasladarme a tu seno y sentir el latir en tu vientre,
jugar con tu cabello rizado, mirar tus preciosos ojos,
refugiarme en tus brazos y escuchar lo que soy en tu vida.

La rutina obliga a iniciar mi camino,
te pienso, te extraño, te vivo...
las horas son crueles testigos
lentas, calladas sentidas arandas que pronto se romperán.

Darwin García

Te extraño

Te extraño tanto que
aún siento tus pequeñas manos
frotando mi espalda,
aún siento tus lágrimas
que caen lentas, tiernas sobre ella.

Te extraño tanto que
tu cabeza aún sigue sobre mi pecho,
y sólo el recordarlo
hace que mi corazón se ascelere,
que viva otra vez, que sienta otra vez.

Te extraño tanto que
tu dulce voz se eterniza en mi oido,
tono afable que acompaña,
inspira, cuida y proteje...
cada instante de mi soledad.

Te extraño tanto que
la suavidad de tu tacto
aún estando recostado en casa
baña mi ser, mima mi rostro,
peina mi vientre.

Te extraño tanto que
rizos aún siguen jugueteando
entre mis dedos,
mis dedos que sienten claramente
como navegan por tu piel,
tu calor de mujer,
y tus arrebatos de niña,
tus bromas que arrancan sonrisas,
realmente que te extraño.

Darwin García

12 de enero

Sólo pocos días...
horas, minutos que pasan de acuerdo a mi estado de ánimo,
en felicidad son saetas,
triste son como yunques atados a mis pies,
indiferente... eso no existe.

Sólo pocos días...
anhelando mi vida en otro espacio,
con otras calles,
otro cantar,
contigo... eso si existe.

Sólo pocos días...
re-pensar el mundo,
re-crear una vida solaz,
temores y expectativas...
también existen.

Darwin García