Te extraño

Te extraño tanto que
aún siento tus pequeñas manos
frotando mi espalda,
aún siento tus lágrimas
que caen lentas, tiernas sobre ella.

Te extraño tanto que
tu cabeza aún sigue sobre mi pecho,
y sólo el recordarlo
hace que mi corazón se ascelere,
que viva otra vez, que sienta otra vez.

Te extraño tanto que
tu dulce voz se eterniza en mi oido,
tono afable que acompaña,
inspira, cuida y proteje...
cada instante de mi soledad.

Te extraño tanto que
la suavidad de tu tacto
aún estando recostado en casa
baña mi ser, mima mi rostro,
peina mi vientre.

Te extraño tanto que
rizos aún siguen jugueteando
entre mis dedos,
mis dedos que sienten claramente
como navegan por tu piel,
tu calor de mujer,
y tus arrebatos de niña,
tus bromas que arrancan sonrisas,
realmente que te extraño.

Darwin García

3 comentarios:

Militos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Militos dijo...

Haces que una extrañe algo parecido a lo que cuentas.
Gracias por ello.
un beso

Juan Escribano Valero dijo...

Hola Darwin: Como acabo de de llegar del hospital donde he pasado los últimos 16 días y mi enfermera jefe no me deja mucho tiempo solo paso para darte un fuerte abrazo y desearte mucha felicidad para este año que hemos estrenado, no me creas tacaño también para todos los años que el Señor te otorgue.
En el Amor a Cristo UN FRATERNAL ABRAZO
Cuando me recupere del todo te visitaré más despacio creo que vale la pena

Publicar un comentario